Chile logró encauzar el inicio de la redacción de su nueva Constitución tras una jornada convulsa, ayer, marcada por las protestas ciudadanas y de un grupo de constituyentes que obligaron a suspender temporalmente el acto inaugural y sembraron dudas sobre el arranque de esta épica tarea.

El país consiguió abrir un nuevo capítulo en su historia después de que los 155 miembros que conforman la convención constitucional, tomaran posesión de su cargo para redactar la nueva Carta Magna; la primera que emana de un proceso democrático y que sustituirá a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

“Quiero agradecer a todo el pueblo chileno por votar a una persona mapuche y mujer para cambiar Chile. Esta convención transformará el país y lo volverá plurinacional e intercultural”, celebró Elisa Loncon, académica, lingüista e indígena, elegida como la presidenta del órgano constituyente.

Con una derecha debilitada, que sólo ostenta 38 de los 155 escaños del órgano, y el auge de los candidatos independientes —en su mayoría progresistas—, la convención tendrá la misión de encarrilar a un país fuertemente afectado por una crisis social e institucional que amenaza su estabilidad.

Chile

Internacional -Latinoamérica.

ANN Noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *